De actores secundarios a estudiantes protagonistas
Versión 2.0
OPECH / Varios autores
Card image cap

Presentación 2ª Edición

Esta segunda edición del libro “De actores secundarios a estudiantes protagonistas”, sigue siendo una bitácora reflexiva del movimiento secundario de estos últimos años, que en su primera versión sólo llegó hasta el 2008. Aquí, gracias a la Editorial Quimantú, la hemos ampliado hasta el año 2010. La persistencia, hasta el día de hoy, de movilizaciones secundarias es la muestra más evidente de que la constitución de un movimiento social es un proceso de larga duración, que incluye construcción de conocimiento, conciencia y lucha permanente1. Lo que en el caso de los estudiantes ha implicado plasticidad en su forma de manifestarse (tomas culturales, tomas fantasmas, por ejemplo) y de organizarse. Esto es lo que los embates de los Medios de Comunicación Masiva (MCM) y la elite de nuestro país tratan de desprestigiar y criminalizar. Para los grupos de poder, enfermos de nihilismo, luchar por derechos fundamentales es sinónimo de delincuencia y anacronismo.
Sin embargo, creemos que hoy es muy difícil negar que el movimiento estudiantil ha demostrado ser uno de los más importantes en la expresión de malestar con el Chile post dictadura, poniendo en jaque una ley pinochetista, que la Concertación (cobardemente) no se atrevió a tocar.
Hoy, cada vez que hablamos de educación, tenemos en nuestras retinas lo que señalaron en la Propuesta de Trabajo de Estudiantes Secundarios de la RM en Noviembre de 2005, los mismos jóvenes que el año 2006 se movilizarían:
“Con la entrega del presente documento se culmina una etapa exitosamente, puesto que estudiantes de todas las provinciales, dependencias y tipos de enseñanza han generado consensos importantes en torno a los temas abordados. Dicho éxito se comprueba por la capacidad de diálogo, de alcanzar acuerdos, y de aceptar las diferencias. Pero éste es sólo el inicio de un proceso mayor que involucra la posibilidad de caminar juntos, de aprendizajes y de construir hechos que dejen huella. Pero el objetivo final se cumplirá cuando las demandas enunciadas sean atendidas y encuentren respuestas”.

Daniel Brzovic, Rodrigo Cornejo, Juan González, Rodrigo Sánchez y Mario Sobarzo
Agosto, 2010

Card image cap
De actores secundarios a estudiantes protagonistas
Versión 2.0
OPECH / Varios autores

Presentación 2ª Edición

Esta segunda edición del libro “De actores secundarios a estudiantes protagonistas”, sigue siendo una bitácora reflexiva del movimiento secundario de estos últimos años, que en su primera versión sólo llegó hasta el 2008. Aquí, gracias a la Editorial Quimantú, la hemos ampliado hasta el año 2010. La persistencia, hasta el día de hoy, de movilizaciones secundarias es la muestra más evidente de que la constitución de un movimiento social es un proceso de larga duración, que incluye construcción de conocimiento, conciencia y lucha permanente1. Lo que en el caso de los estudiantes ha implicado plasticidad en su forma de manifestarse (tomas culturales, tomas fantasmas, por ejemplo) y de organizarse. Esto es lo que los embates de los Medios de Comunicación Masiva (MCM) y la elite de nuestro país tratan de desprestigiar y criminalizar. Para los grupos de poder, enfermos de nihilismo, luchar por derechos fundamentales es sinónimo de delincuencia y anacronismo.
Sin embargo, creemos que hoy es muy difícil negar que el movimiento estudiantil ha demostrado ser uno de los más importantes en la expresión de malestar con el Chile post dictadura, poniendo en jaque una ley pinochetista, que la Concertación (cobardemente) no se atrevió a tocar.
Hoy, cada vez que hablamos de educación, tenemos en nuestras retinas lo que señalaron en la Propuesta de Trabajo de Estudiantes Secundarios de la RM en Noviembre de 2005, los mismos jóvenes que el año 2006 se movilizarían:
“Con la entrega del presente documento se culmina una etapa exitosamente, puesto que estudiantes de todas las provinciales, dependencias y tipos de enseñanza han generado consensos importantes en torno a los temas abordados. Dicho éxito se comprueba por la capacidad de diálogo, de alcanzar acuerdos, y de aceptar las diferencias. Pero éste es sólo el inicio de un proceso mayor que involucra la posibilidad de caminar juntos, de aprendizajes y de construir hechos que dejen huella. Pero el objetivo final se cumplirá cuando las demandas enunciadas sean atendidas y encuentren respuestas”.

Daniel Brzovic, Rodrigo Cornejo, Juan González, Rodrigo Sánchez y Mario Sobarzo
Agosto, 2010

Compartir...
Share on Twitter Share on Facebook
Y tú, ¿Qué dices?
Hailine (21 Abr 2020) —Hola! Me encantaría leerlo, cómo lo adquiero? Saludos!