Bobby Sands DESFALLECE EN EL MURO
Carmen Berenguer
Card image cap

No nos criminalizarán, no nos robarán nuestra verdadera identidad, no nos arrebatarán nuestra personalidad, despolitizándonos, para convertirnos de manera sistemática e institucionalizada en robots obedientes de sus leyes. Nunca etiquetarán nuestra lucha como criminal.

Del diario de Bobby Sands

 

Bobby Sands tenía 27 años cuando, después de 66 días en huelga de hambre, muere ante los ojos del mundo. Era comandante de los presos políticos del IRA (Ejército Republicano Irlandés provisional) en la prisión de Long Kesh. Durante su huelga fue elegido parlamentario del Gobierno británico, el más joven hasta ese momento, pero nunca asumió. Después de él, murieron 9 militantes más del IRA, ante la dura mirada de la Dama de Hierro, la primera ministra británica Margareth Tatcher, quien no dudó en catalogar a los rebeldes como delincuentes comunes. Precisamente por lo que iniciaron la huelga, que se les reconociera la calidad de presos políticos, lo que les permitía usar sus propias ropas, organizar actividades educativas y recreativas con otros presos, o recibir una visita, carta y paquete una vez a la semana. Intentando señalar a los militantes como delincuentes, el gobierno británico buscaba validar la represión contra Irlanda del Norte, pero al deslegitimar la vida humana, no sólo logró que más irlandeses se unieran al partido republicano, sino que las voces en contra de su actuar se oyeran por todo el mundo.
Esta historia es la que mueve la creación del poemario “Bobby Sands desfallece en el muro” a principios de los años ’80 en Chile, que busca adentrarse en la evocación valiente en tiempos donde no se podía conversar ni comunicar, menos sobre resistencia y subversión. Es el valor primario que, con arrojo, se colma de energía en busca de justicia, pero es acallado y castigado, siendo el fin último someter la escasa humanidad que ambiciona no ser abatida.
Es a través del cuerpo que se aplica el miedo y el dolor, condicionándose el lenguaje, que decir y que no decir. Carmen Berenguer, la poeta, dice y dice claro, entregándole carácter y presencia a la palabra poética, descubriendo que el verso también cuenta con cuerpo y que a través de este se puede comunicar lo salvaje y bestial que será el monstruo neoliberal que se asoma en esa época.
Además de construir un poemario que trata de acercarse a los sufrimientos vividos por el poeta y luchador Irlandés, Carmen Berenguer nos habla del castigo a la diferencia, a lo que quiere ser distinto, y que se acalla, se reprime y asesina. He ahí uno de los grandes valores de Bobby Sands, al decir “no acato”, con la huelga de hambre como respuesta, y su muerte como referencia al desolador paisaje de esos años en Chile.
Carmen, en un gesto atrevido, no solo reivindica al poeta abatido y dejado morir de inanición, sino que además nos da cuenta en imágenes entre sutiles y escabrosas, la fuerza que se superpone y se hace cotidiana. Se hace coraje, se hace inteligencia, se hace amor.
Son los años ‘80 y el radical cambio hacia el sistema neoliberal, por parte de los militares y los Chicago Boys tienen a Chile con niveles de casi el 40% de cesantía. La gente se junta alrededor de ollas comunes para alimentarse, los negocios de barrio venden pan añejo para ayudar a las familias en su economía, y gran cantidad de la población se viste con ropas ya usadas por estadounidenses y vendidas en el comercio. Y desde abajo nace el grito y la protesta.
Es en este paisaje donde irrumpe el poemario “Bobby Sands desfallece en el muro”, una edición artesanal que se ubicaba en el paisaje citadino desde un paño tirado en el pavimento en el cual se promociona con una imagen de ladrillos fiscales. Siempre fue una obra nómada y lo sigue siendo, un dispositivo para no ser clasificado, directo, crudo, que embate desde lo intempestivo. Esto hace que la publicación de Editorial Quimantú apueste, de alguna manera, a conservar ese espíritu, un libro creado con el aliento de un luchador que se filtra para que la poeta pronuncie y enuncie, en momentos y épocas donde muy pocos y muy pocas se atrevían a emitir palabra alguna. Es decir, la misión del y la artista, descubrir y develar lo oculto, lo extraviado, las injusticias, las tristezas. Estar en la emoción tanto como en la conmoción.
Cumple con esta misión el artista detrás de las imágenes que acompañan a este poemario. Guillermo Núñez es un destacado artista visual, director del Museo de Arte Contemporáneo en 1971 y Premio Nacional de Arte en 2007, de vida militante y consecuente, cuyo arte reconocido por la élite, aún no sorprende al pueblo para el que está hecho. Esperamos comenzar a saldar esa deuda con está publicación.
A 35 años de su primera edición, dejamos en sus manos un texto para que siga siendo leído y dialogado, dando cuenta que en la alquimia de imagen y palabra se encuentran algunas de las posibilidades de subversión del lenguaje y algunos tonos que nos ayudan a la sobrevivencia.

Mauricio Torres Paredes
Poeta
Editorial Quimantú

Card image cap
Bobby Sands DESFALLECE EN EL MURO
Carmen Berenguer

No nos criminalizarán, no nos robarán nuestra verdadera identidad, no nos arrebatarán nuestra personalidad, despolitizándonos, para convertirnos de manera sistemática e institucionalizada en robots obedientes de sus leyes. Nunca etiquetarán nuestra lucha como criminal.

Del diario de Bobby Sands

 

Bobby Sands tenía 27 años cuando, después de 66 días en huelga de hambre, muere ante los ojos del mundo. Era comandante de los presos políticos del IRA (Ejército Republicano Irlandés provisional) en la prisión de Long Kesh. Durante su huelga fue elegido parlamentario del Gobierno británico, el más joven hasta ese momento, pero nunca asumió. Después de él, murieron 9 militantes más del IRA, ante la dura mirada de la Dama de Hierro, la primera ministra británica Margareth Tatcher, quien no dudó en catalogar a los rebeldes como delincuentes comunes. Precisamente por lo que iniciaron la huelga, que se les reconociera la calidad de presos políticos, lo que les permitía usar sus propias ropas, organizar actividades educativas y recreativas con otros presos, o recibir una visita, carta y paquete una vez a la semana. Intentando señalar a los militantes como delincuentes, el gobierno británico buscaba validar la represión contra Irlanda del Norte, pero al deslegitimar la vida humana, no sólo logró que más irlandeses se unieran al partido republicano, sino que las voces en contra de su actuar se oyeran por todo el mundo.
Esta historia es la que mueve la creación del poemario “Bobby Sands desfallece en el muro” a principios de los años ’80 en Chile, que busca adentrarse en la evocación valiente en tiempos donde no se podía conversar ni comunicar, menos sobre resistencia y subversión. Es el valor primario que, con arrojo, se colma de energía en busca de justicia, pero es acallado y castigado, siendo el fin último someter la escasa humanidad que ambiciona no ser abatida.
Es a través del cuerpo que se aplica el miedo y el dolor, condicionándose el lenguaje, que decir y que no decir. Carmen Berenguer, la poeta, dice y dice claro, entregándole carácter y presencia a la palabra poética, descubriendo que el verso también cuenta con cuerpo y que a través de este se puede comunicar lo salvaje y bestial que será el monstruo neoliberal que se asoma en esa época.
Además de construir un poemario que trata de acercarse a los sufrimientos vividos por el poeta y luchador Irlandés, Carmen Berenguer nos habla del castigo a la diferencia, a lo que quiere ser distinto, y que se acalla, se reprime y asesina. He ahí uno de los grandes valores de Bobby Sands, al decir “no acato”, con la huelga de hambre como respuesta, y su muerte como referencia al desolador paisaje de esos años en Chile.
Carmen, en un gesto atrevido, no solo reivindica al poeta abatido y dejado morir de inanición, sino que además nos da cuenta en imágenes entre sutiles y escabrosas, la fuerza que se superpone y se hace cotidiana. Se hace coraje, se hace inteligencia, se hace amor.
Son los años ‘80 y el radical cambio hacia el sistema neoliberal, por parte de los militares y los Chicago Boys tienen a Chile con niveles de casi el 40% de cesantía. La gente se junta alrededor de ollas comunes para alimentarse, los negocios de barrio venden pan añejo para ayudar a las familias en su economía, y gran cantidad de la población se viste con ropas ya usadas por estadounidenses y vendidas en el comercio. Y desde abajo nace el grito y la protesta.
Es en este paisaje donde irrumpe el poemario “Bobby Sands desfallece en el muro”, una edición artesanal que se ubicaba en el paisaje citadino desde un paño tirado en el pavimento en el cual se promociona con una imagen de ladrillos fiscales. Siempre fue una obra nómada y lo sigue siendo, un dispositivo para no ser clasificado, directo, crudo, que embate desde lo intempestivo. Esto hace que la publicación de Editorial Quimantú apueste, de alguna manera, a conservar ese espíritu, un libro creado con el aliento de un luchador que se filtra para que la poeta pronuncie y enuncie, en momentos y épocas donde muy pocos y muy pocas se atrevían a emitir palabra alguna. Es decir, la misión del y la artista, descubrir y develar lo oculto, lo extraviado, las injusticias, las tristezas. Estar en la emoción tanto como en la conmoción.
Cumple con esta misión el artista detrás de las imágenes que acompañan a este poemario. Guillermo Núñez es un destacado artista visual, director del Museo de Arte Contemporáneo en 1971 y Premio Nacional de Arte en 2007, de vida militante y consecuente, cuyo arte reconocido por la élite, aún no sorprende al pueblo para el que está hecho. Esperamos comenzar a saldar esa deuda con está publicación.
A 35 años de su primera edición, dejamos en sus manos un texto para que siga siendo leído y dialogado, dando cuenta que en la alquimia de imagen y palabra se encuentran algunas de las posibilidades de subversión del lenguaje y algunos tonos que nos ayudan a la sobrevivencia.

Mauricio Torres Paredes
Poeta
Editorial Quimantú

Compartir...
Share on Twitter Share on Facebook
LANZAMIENTO Lanzamiento en la Sociedad de Escritores de Chile, jueves 20 de diciembre de 2018.

Card image cap
Card image cap
Card image cap

Carmen Berenguer

(1946). Poeta y ensayista chilena.
Ha publicado entre otros libros “Bobby Sands desfallece en el Muro”, 1983; “Huellas de Siglo”, 1986; A Media Asta, 1988); “Escribir en los Bordes”, 1990; “Sayal de Pieles”, 1993; “La Mirada Oculta”, 1994; “Naciste Pintada”, 1999; “La gran Hablada”, 2002; “mama Marx”, 2007; “Mi Lai”, 2015; “Mi Lai” editado en México D.F., 2016; “Mi Lai” Edición bilingüe, EE UU., 2017.

Premios y Becas
1997, Obtiene la beca John Simon Guggenheim.
2002, Obtiene el FONDART
2005, Obtiene Beca Fondo del Libro
2007, Es invitada al Programa de Poesía en Harvard University.
2008, Jurado Casa de Las Américas
2008, Obtiene Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda
2014, Obtiene Premio Literario Naji Naaman´s por Obra Completa.
2017, Premio a la Trayectoria
Editora de Revistas literarias:
Hoja X Ojo, 1984, Al Márgen, 1986 y Simpson7, 2016-2018.

Fotografía de Paz Errázuriz

Y tú, ¿Qué dices?