Dispersar el poder
Los movimientos como poderes antiestatales
Raúl Zibechi
Card image cap

Es cierto que cuando las aguas se aquietan, cuando la intensidad de la movilización se evapora dejando paso al retorno a la vida cotidiana, las inercias vuelven a imponerse y todo lo creado -parafraseando a Marx- parece disolverse en el aire. Sin embargo, ninguna experiencia social pasa sin dejar huella, si en ella se ha desplegado la potencia de la creatividad colectiva, si se ha sido capaz de ir más allá de lo establecido, si se han ensayado nuevas formas de hacer y de relacionarse. En esta nueva etapa de los movimientos, lo decisivo no son las reivindicaciones conseguidas sino la capacidad de crear espacios y territorios fuera del control de los poderosos (desde las clases dominantes y los medios hasta los partidos de izquierda, las iglesias y los sindicatos) en los que practicar la autonomía.
En suma, no se trata de realizar un programa sino de experimentar nuevas formas de vivir y de hacer. A menudo, estas formas de vida -que son simultáneamente formas de resistencia al modelo- sólo pueden mantenerse en el tiempo si se consolidan los espacios autónomos donde nacieron, en los que la lógica del sistema puede ser invertida. Cuando esos espacios se convierten en territorios, o sea porciones de la sociedad en las que sus miembros desarrollan toda la vida cotidiana (desde el trabajo hasta la salud, la educación y el ocio), aparecen las condiciones para lanzar desafíos más profundos al régimen dominante. En sentido estricto, ya no son clases o sectores sociales los que se enfrentan al capitalismo, sino sociedades otras, diferentes, que nacieron en el seno de una sociedad que agoniza; la expansión de esas sociedades diferentes es lo que crea las condiciones para un cambio social radical, un pachakutik, la inversión del mundo. Estas son algunas enseñanzas de las luchas de los pueblos que habitan Bolivia.

Raúl Zibechi

Card image cap
Dispersar el poder
Los movimientos como poderes antiestatales
Raúl Zibechi

Es cierto que cuando las aguas se aquietan, cuando la intensidad de la movilización se evapora dejando paso al retorno a la vida cotidiana, las inercias vuelven a imponerse y todo lo creado -parafraseando a Marx- parece disolverse en el aire. Sin embargo, ninguna experiencia social pasa sin dejar huella, si en ella se ha desplegado la potencia de la creatividad colectiva, si se ha sido capaz de ir más allá de lo establecido, si se han ensayado nuevas formas de hacer y de relacionarse. En esta nueva etapa de los movimientos, lo decisivo no son las reivindicaciones conseguidas sino la capacidad de crear espacios y territorios fuera del control de los poderosos (desde las clases dominantes y los medios hasta los partidos de izquierda, las iglesias y los sindicatos) en los que practicar la autonomía.
En suma, no se trata de realizar un programa sino de experimentar nuevas formas de vivir y de hacer. A menudo, estas formas de vida -que son simultáneamente formas de resistencia al modelo- sólo pueden mantenerse en el tiempo si se consolidan los espacios autónomos donde nacieron, en los que la lógica del sistema puede ser invertida. Cuando esos espacios se convierten en territorios, o sea porciones de la sociedad en las que sus miembros desarrollan toda la vida cotidiana (desde el trabajo hasta la salud, la educación y el ocio), aparecen las condiciones para lanzar desafíos más profundos al régimen dominante. En sentido estricto, ya no son clases o sectores sociales los que se enfrentan al capitalismo, sino sociedades otras, diferentes, que nacieron en el seno de una sociedad que agoniza; la expansión de esas sociedades diferentes es lo que crea las condiciones para un cambio social radical, un pachakutik, la inversión del mundo. Estas son algunas enseñanzas de las luchas de los pueblos que habitan Bolivia.

Raúl Zibechi

Compartir...
Share on Twitter Share on Facebook

Raúl Zibechi

Periodista uruguayo, forma parte del equipo del Semanario Brecha de Uruguay, colaborador de La Jornada de México, Rebelión.org y de otros medios de América Latina.
Ha publicado junto a Quimantú sus libros “Dispersar el poder, los movimientos como poderes antiestatales”, “Autonomías y emancipaciones. América Latina en movimiento”, “Progresismo, la domesticación de los conflictos sociales”, “Brasil Potencia, entre la integración regional y un nuevo imperialismo”, “Descolonizar el pensamiento crítico y las prácticas emancipatorias” y “Vientos sobre el progresismo. Cultivando el Sumak Kawsay”, “Cambiar el mundo desde arriba”, “Latiendo Resistencia”, “El mundo otro en movimiento” y, muy pronto, “La Revolución de 1968 desde América Latina”.
Ganador del Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí 2003, por sus investigaciones sobre los movimientos de resistencia que se gestaron en diciembre del 2000 en Argentina, y Doctor Honoris Causa de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), en Bolivia, como reconocimiento a su trabajo con los derechos del pueblo y con la aspiración legítima de su liberación. Es activo colaborador con organizaciones sociales, barriales y medios de comunicación alternativos.

Y tú, ¿Qué dices?